Parroquia de Dormeá

En la parroquia de Dormeá, una de las que mas se citan en los documentos medievales, se conserva la pequeña iglesia de San Cristovo, sencillo templo romanico del siglo XII. Pertenecio a un monasterio femenino fundado en 1152 por Doña Lupa, hija del conde de Galiza Pedro Froilaz de Traba y mujer, del Conde de Monterroso don Munio Pelaez.

Sus terminos fueron acotados por Fernando II de Leon, en el año 1157. Cerca de un siglo despues, el trobador Fernan Paez de Talamancos cita mas de una vez en sus cantigal de maldirez el cenobio y la entonces abadesa, su "coyrmaa" y amiga. El tempo es de una nave y de un abside de planta restangular, cubierto con boveda de cañon; se ingresa bajo un arco triunfal apuntado, apoyado en semicolumnas adosadas.

Las puertas laterales son antiguas, pero la principal se debe a un arreglo moderno. En esta parroquia, al borde de la carretera principal se conserva el pazo de Vilanova, conocido como A Casa Grande. Su primitiva construccion parece datar del siglo XVI, aunque modificado posteriormente, y hoy ofrece un aspecto sobrio y rural con parte de su construccion enfoscado en otra granitica.

Tiene una bonita balconada angular sobre airosas columnas y balaustrada barroca. En los escudos se pueden ver los roeles de lso Castro de Lemos, de quienes descienden los vinculantes de esta casa, y las fajas de los Ulloa. Pertenecio desde el siglo XVII a los Prado y Saavedra. Tiene una sencilla capilla, separada del edificio por un pequeño arrollo, y una gran finca a su alrededor.

Foto 1 Dormeá Foto 2 Dormeá